Un cuerpo 10

Una de las cosas que más me preocupan desde que empecé mi última dieta y comprobé la rápida (y casi milagrosa) pérdida de peso que te ofrecen, es la firmeza de la piel.

Porque no nos engañemos: perder peso pero quedarnos con una flaccidez que nos haga parece flanes que bailan a cada paso, es quedarse a medias.

Así que me lancé a la búsqueda y captura de productos que me dieran firmeza mientras pierdo peso y así evitar los efectos colaterales.
Tengo que empezar diciendo que otra de las numerosas ventajas de las dietas proteinadas es que no producen este efecto, pero puestas a probar productos, tenía que probar cremas que dieran firmeza ¿no creéis?


Os quiero contar mi experiencia con Shape Up de Dove.

Se trata de una crema con un precio estupendo (menos de 8 horas) pero con muy buena calidad.

La textura es un poco gelatinosa que, gracias al extracto de gengibre, activa la circulación y favorece la tersura de la piel.

Me gusta la facilidad de la aplicación, ya que no es una crema untuosa de esas en las que extenderla parece casi una disciplina olímpica.
Se aplica fácilmente y no tarda demasiado en absorberse.

El olor es fresco y agradable.
Llevo más de un mes aplicándomela a diario y, aunque no he medido los centímetros (ya que al estar haciendo dieta a la vez no sabría que porcentaje es imputable a la crema o a la dieta), sí os puedo asegurar que noto la piel más firme y lisa.

La aplicación es muy agradable y por el precio que tiene, me parece una gran inversión.

¿Qué os parece?