Lo tengo clarísimo. Si alguna vez vuelvo a nacer, quiero ser hombre.
Que sí, que sí… no hace falta que reviséis la cabecera del blog para ver si os habéis equivocado… soy yo.

Y es que a veces pienso que ser mujer en esta vida es agotador.
Nos pasamos la vida saliendo de un ciclo y entrando en otro.
Cuando una se acostumbra a la pubertad, llega la adolescencia y cuando por fín parece que le coges el tranquillo, te haces treintañera, decides pasar por nuevos ciclos como el embarazo, el post parto, y qué se yo cuantas cosas… Cuando parece que todo vuelve a la normalidad, la menopausia amenaza con aparecer y revolucionar nuestro sistema hormonal…una vez más.

A todo ello hay que sumarle que hay determinados ciclos que además exigen que seamos capaces de estirar, como si de un chicle se tratara, el tiempo para que (precisamente antes de que empiece el siguiente ciclo) podamos hacer de todo.

Puede parecer exagerado, pero se trata de una carrera de fondo en la que además necesitamos estar perfectas (o al menos medianamente presentables…) y no cometer errores.

Y para colmo, cuando una acepta que no es perfecta (lo que de media suele llevar unos 35 años) empiezan a aparecer nuevas necesidades o problemas que una jamás imaginó que existieran.

Todas sabemos que la piel necesita hidratación, algunas necesitamos nutrirla por la noche, pero nunca imaginamos que expresiones como «tono apagado», «pérdida de elasticidad», «pérdida de firmeza» ni muchísimo menos «pérdida de relleno» (mi nueva obsesión), fueran a ocupar un espacio tan grande en nuestros pensamientos….

La buena noticia es que nos ocurre a todas. Y esto tiene como consecuencia que las grandes firmas cosméticas se preocupen de darle una solución.
Bien, pues me complace descubriros la última solución a problemas como el envejecimiento, manchas, la falta de hidratación, elasticidad, firmeza, tono uniforme y tantas otras cosas que una empieza a descubrir en el espejo cuando sólo quería comprobar si estaba bien peinada….

Se trata de una crema antiedad que trata de atacar todos los signos del envejecimiento de la piel.
Al igual que los maquillajes que tratan de adaptarse a las zonas secas y grasas de la piel, Revitalift Total Repair 10, trata de distinguir los problemas de cada una y responder a ellos de manera casi personalizada.

La textura es su arma secreta.
Es una textura agradable y refrescante (de verdad, es una delicia aplicársela) y reequilibra la piel según las necesidades.

Tiene una primera capa más ligera que, al entrar en contacto con la piel, la hidrata y da una sensación de frescor.
Después una capa más grasa o densa, deja un acabado suave y ligero y por último un velo que da un toque de luminosidad inmediato que muchas de nosotras necesitamos más de lo que quisiéramos ¿verdad?

Toda una revolución en principios activos que son como un personal-trainer de cada piel, y la ayudan en lo que más necesite.

Así que, tal vez, con este tipo de ayudas, si vuelvo a nacer, siga prefiriendo ser mujer… a pesar de todo.