Rezuma España… pero no la España de flamenco, jamón y farolillos (que también me encanta) sino España con mayúsculas, la España moderna, sofisticada, la que cada vez exportamos más y la que hace de nuestros diseñadores auténticos objetos de deseo en todo el planeta.

Juanjo Oliva sabe muy bien lo que es la elegancia y lo demuestra en todas sus colecciones, pero este año, el desfile ha sido de lo mejor de la Cibeles Madrid Fashion Week, o simplemente Cibeles.

La colección no tiene un solo defecto que sacarle, pero eso lo podéis ver en cualquier revista o blog de moda.
Yo quiero que os fijéis, en este caso, en el peinado de las modelos.

Como si acabaran de salir de un cuadro de Julio Romero de Torres, lucieron unas ondas al agua que debió volver loco al equipo de L´Oreal que se encarga del maquillaje y la peluquería de Cibeles. Desde aquí mis felicitaciones a todo el equipo.

El resultado, espectacular y sobre, todo muy parejo con la preciosísima colección que sacó Juanjo a la pasarela.
¿No os parece?