Como ya sabéis últimamente no paro un minuto y lo que es peor, no duermo.
Horarios de reuniones, de vuelos y la velocidad a la que pasa todo, están haciendo que descuide un poquito mi piel estos días.

Así que hasta que llegue el fin de semana y pueda dedicarme un «Sunday Beauty Sunday«, como yo suelo llamarlo, necesito alguna solución rápida y eficaz.

Ha llegado a mis manos (en mejor momento imposible) una mascarilla cuyo packaging rosa ya me enamoró: Masque Noir Revitalisant de Skeen+, que como sabéis es una marca que me gusta bastante y que puede presumir de contar entre sus fans con actrices como Paula Echevarría, nada menos.

skeen + mascarilla negra masque noir revitalisant

Una de las cosas que me tocó el corazón al abrirla es comprobar que es una mascarilla negra, porque precisamente uno de los primeros productos que me compré y sobre el que os hablé en este blog en 2009 fue sobre una mascarilla de arcilla negra de MAC… (estoy nostálgica, qué se le va a hacer…).

Ha sido la palabra «revitalizante» la que me ha hecho probarla hoy mismo.

mascarilla-negra-skeen

En este caso no es negra pero casi, es color gris oscuro.
Se aplica después de exfoliar la piel (aunque yo confieso que no me he exfoliado antes).

skeen + mascarilla negra masque noir revitalisant

Pese a que la arcilla se suele asociar a tratamientos purificantes para pieles grasas (y funciona de maravilla), a mi con la piel seca me ha dejado la piel fenomenal.
Contiene ácido hialurónico, vitaminas A y E, aceite de almendras dulces, y manteca de karité con lo que nos aporta antioxidantes y bastante hidratación (que es PRECISAMENTE lo que mi piel necesitaba esta mañana…).

Se deja actuar 10 minutos (en esto yo soy bastante desobediente y la dejo un poquito más) y se retira con agua (ya os conté que yo suelo aplicarlas antes de ducharme porque siempre me mancho el pelo al retirarlas).

El precio son 39 euros y se puede comprar en la web de Skeen +