El Masaje Kobido o lifting facial japonés

Me suele pasar con algunos centros, algunas marcas y algunas agencias… y creedme que me duele.

Una especie de ley de Murphy me impide ir a sus presentaciones, o a disfrutar alguno de los tratamientos a los que me invitan.

En estos casos, cada vez que confirmo asistencia, parece que los astros se confabulan para que pase algo y no pueda acudir… Pero prometo que este año intentaré, a toda costa, resarcir a las marcas y centros que tengo un poco abandonados… si el azar me lo permite ;-)

Uno de estos centros es el de Carmen Navarro. Nadie se puede creer que aún no haya ido. Pese a conocerla personalmente, cada presentación o cada invitación coinciden con un pico de trabajo, una obligación profesional o una visita a urgencias pediátricas.

Si ya tenía ganas y motivos de sobra, hoy he descubierto uno más: el masaje 100%  Kobido, o lifting facial japonés.

masaje kobido lifting japones

 

Cuenta la leyenda que nació en Japón en el siglo XIV donde los samuráis acostumbraban a darse un masaje en el rostro después de las batallas para calmar la mente y potenciar su fuerza interior.

Un día una de las emperatrices notó que, además, este masaje le calmaba los dolores de cabeza y daba un aspecto luminoso al rostro y entonces comenzó a darse a conocer como el «masaje de las emperatrices».

Uno de los pocos terapeutas capaces de hacer el masaje conservando su esencia es el Dr. Shogo Mochizuki quien lo trajo a occidente y formó  al equipo de los centros de Carmen Navarro.
¿En qué consiste?
Se trata de un masaje exclusivamente manual que trabaja de manera profunda la dermis hasta afectar a la musculatura, y de esta forma, oxigena las células y favorece la circulación, activando la producción de colágeno y elastina (palabras favoritas de las que buscamos firmeza en la piel…).
Los movimientos del masaje son rápidos e intensos para drenar, y más lentos para calmar la mente y relajar. Va sonado bien, ¿verdad?
Algunas claves del Kobido:
* Las técnicas de percusión, pellizqueo, rotación, bombeo, etc… difieren entre una mano y otra. Distintas técnicas, y distinta presión.
* Movimientos rápidos e intensos:  Al contrario de lo que ocurre en otros masajes, en el masaje kobido no se recurre a un mismo movimiento durante más de unos pocos segundos: “Esto hace que el sistema nervioso esté alerta en todo momento y las fibras se contraigan provocando el efecto lifting”, explica Zogno.

* El 70% de los movimientos se centran en el óvalo facial con poderosos efectos sobre músculos como los pómulos. ¿Puede sonar mejor?

 

Paso a paso:

– Comienza con la limpieza del rostro, cuello y escote.

– A continuación se hace un peeling facial para eliminar impurezas y células muertas y dejar la piel preparada.

– Se hace el masaje kobido.

– Se incluye un masaje de shiatshu en el cráneo.

– Aplicar una mascarilla. Se deja actuar 10 minutos y durante ese tiempo se sigue masajeando.

– El protocolo finaliza retirando los restos de productos y aplicando la crema diaria.

masaje kobido lifting japones

Se recomienda hacer una sesión para lograr efecto lifting y un ciclo de 10 sesiones para casos de flacidez más severas.

Dura una hora y tiene un precio de 120 euros.

No se vosotras pero yo ya voy pidiendo hora para septiembre….