El viernes pasado recibía una tarjeta que me deseaba felíz fin de semana (puente en Madrid) y venía a compañado de un néceser monísimo para llevar de viaje.

Dentro de él se escondían unos pequeños tesoros que me han encantado:

* Delineadores de labios cremosos en tonos coral y rosa, de larga duración y con sacapuntas incluído (aunque parezca una tontería, el sacapuntas es algo que una nunca se lleva de viaje y siempre hace falta…).

* Lápices de ojos en un turquesa precioso, verde y en blanco para dar toques de luz a la mirada.

* Dos esmaltes de uñas en rosa y en coral y un esmalte secante transparente.

De los esmaltes de uñas, hay uno que me ha cautivado por completo. Me chifla.
De hecho, no me lo he quitado desde que lo descubrí.
El tono se llama Coral Stone y es una especie de naranja flúor, parecidísimo al tono nº 638 Aloha de Dior. Quizá este naranja tira un poco más hacia rojo.
Espectacular. A mi me ha enamorado… tanto que creo que no me compro el de Dior de momento.

Pero además del color me ha encantado la duración. No sabía demasiado sobre esta marca, pero cada vez descubro productos de más calidad.

El precio de los esmaltes es 12 euros.
Mary Kay se vende a través de consultoras. Supongo que a través de la web podéis contactar y que os digan donde hay una en vuestra ciudad.