Un corazón de oro

La semana pasada tenía lugar uno de los eventos más esperados para cualquier blogger de belleza de este país: La L’Oréal Blogly Evening, que es, para las que no hayáis asistido a ninguna, un evento donde se nos muestra a varias bloggers las novedades de la firma pero siempre, siempre, siempre, sorprendiéndonos a todas y cada una de las allí citadas.

Después de la última convocatoria, era díficil que el equipo de L´Oreal París logrará superarse, pero una vez más, lo hizo.

La cita era en el Hotel Abalú, en un pequeño rinconcito decorado muy vintage… y esa era sólo la primera pista.

Pero permitidme que empiece por el final.

Cristina, la Directora Digital de L´Oreal París, se tropezó este verano con un precioso libro (precioso en su interior y también en la portada… reconozco que es díficil verlo en una librería y no llevártelo a casa).
El libro se titulaba «Una pasión vintage» y su autora es la británica Isabel Wolf.

El libro le fascinó y así se gestó la idea de un evento inspirado y dedicado a presentar los nuevos tonos dorados en el maquillaje (y del que os hablaré en otro post para que no se resulte demasiado largo…).

El evento tuvo lugar en el Hotel Abalú, como os decía, y allí la estilista Mayte de la Iglesia nos explicó un poquito más sobre el término vintage y nos dio las claves para utilizar prendas de este tipo en looks bastante actuales.

Mayte combinó su presentación con la de Jaime Calatrava, coleccionista y una de las personas que más sabe de moda vintage en este país y, por supuesto, Pablo Robledo, maquillador oficial de L´Oreal París.

Con varias de las piezas de la inmensa colección de Jaime, Mayte ideó y presentó estilismos, como os digo, muy actuales y que después Pablo completaría con la colección de tonos dorados de L´Oreal París.

Y así, entre cupcakes y ropa vintage transcurrió una agradable tarde que tuvo como broche final un detalle precioso.

A cada una de las asistentes nos regalaron el libro Una pasión vintage de Isabel Wolf.
Pero mi ejemplar escondía otra sorpresa en su interior: lo habían enviado a Londres donde la autora me lo había dedicado personalmente… Huelga deciros que me emocioné y mucho.

Es por ello, que creo que debía dividir el post de la Blogly Evening de L´Oreal en dos partes: la colección de maquillaje y la crónica de una velada entre amigas que, una vez más, consiguieron llegarme al corazón.

Y me vais a permitir que desde aquí, muestre mi agradecimiento a Cristina, una gran profesional que ha sabido entender el fenómeno blogger desde un principio como pocas y, lo que es aún más dificil en este mundo, una persona con un corazón de oro.

Imagino que me matará cuando lea estas palabras, pero creo que el mejor homenaje que se le puede hacer a alguien que ha hecho tanto por las blogueras de belleza en este país, no podía ser de otra forma que en forma de post. ¡Gracias Cris!