Se trata de una comunión, pero podría ser una boda, un bautizo o una fiesta en casa de amigos a los que hace tiempo que no ves.
Lo que se da siempre es que te vas a encontrar con personas a las que hace tiempo que no ves.
Así que tratas de estar especialmente guapa como tratando de hacerles creer que es que tú ahora, estás siempre monísima de la muerte, con cualquier cosa que te pongas, oye…

Pero es en estas mismas ocasiones en las que, por alguna conjunción interplanetaria, aparece él y casi siempre acompañado. Sí, si, me refiero a él: al temido, raramente esperado y mucho menos evitable…grano.

Y entonces te imaginas llegando al evento, reunión o acontecimiento de turno y diciéndoles a todos «No, si yo nunca tengo granos, jamás… Sólo me salen cuando tengo algo especial como hoy…».
Pero no nos engañemos. Nadie va a hacer referencia a tu nuevo amigo (aunque tú tengas la sensación de que acapara todas las miradas de la reunión…) y por lo tanto, no vas a tener la oportunidad de dar explicaciones.

Me resisto.
Llevo dos días intentando respetarlo para que no sea peor el remedio que la enfermedad, pero mañana es el gran día y no puedo llevarlo conmigo. Me niego.

Para estos días, guardo un arma especial en mi beauty-armario que compré para ocasiones como estas que afortunadamente en mi caso son poquísimas… muy sonadas, pero poquísimas.

El nombre lo dice todo: Blemish Control y es de Kiehl´s.
En realidad se trata de regular alguna zona que, por causas que no sean hormonales, se invada por algún granito de manera esporádica.

Llevo dos días aplicándolo una vez al día (realmente debería haberlo hecho dos o tres, pero no he tenido tiempo…). El caso es que parece que está más o menos controlado.
Parece que el granito (y la zona donde lo apliques) se seca y lo mantiene ahí quieto.

Está formulado con LHA (Ácido salicílico, diocico y lipo-hidroxiácidos) que sirve para regular el acné y las pequeñas imperfecciones.

Las instrucciones de uso que recomienda Kiehl´s son:
«Limpia el cutis antes de aplicar el tratamiento. Cubre toda el area afectada con una capa fina de 1a 3 veces al día. Ya que puede aparecer una sequedad excesiva , empiece la aplicación 1 vez al día y gradualmente aumente de 2 o 3 veces al día si es necesario o si su médico se lo indica. Si aparece sequedad o sensación de peeling reduzca la aplicación a 1 vez al día o en días alternos.»

El precio son 31 euros y se puede comprar en la boutique online de Kiehl´s