No lleva 25 años en el mercado por casualidad.

Esta crema coloreada es capaz de darnos buen aspecto de forma inmediata, os lo puedo asegurar.
Dicen que es porque asocia a la perfección tratamiento y color.

La teoría afirma que se debe al extracto de corteza de katafray, cuyas hojas utilizan las mujeres de Madagascar para hacerse sus propias mascarillas de belleza.
Gracias a ello junto con la asociación de pigmentos embellecedores, hacen que la piel quede resplandeciente.

Os cuento mi experiencia: es que es una crema confortable, te deja la piel hidratada y algo resplandeciente, sin brillos y muy suave.

Yo he probado el tono 02, y cuando me la apliqué, era tan oscura que pensé que no era mi tono en absoluto, pero cuando pasa un rato se funde con la piel y no queda ni rastro de ese color.
Parece como si se transformara para adaptarse a mi piel.
Además lleva un SPF6 que aunque no es demasiado alto, es perfecto para jornadas sin demasiado sol o en la oficina.

Así que ahora entiendo porque lleva 25 años en el mercado…