Hoy no os voy a hablar de un producto que he probado sino de un producto que pensaba que no se vendía en España y por lo visto sí que está (afortunadamente) aquí.

¡Así que mañana mismo me lo compro!

Hace unos días lo vi en la blogosfera y pensé que es lo que siempre he necesitado.

Os cuento, soy de las que se levantan cual torbellino y empieza a correr. Lo malo es que el reloj por la mañana corre más que yo, y no me da tiempo a nada.

Una de las cosas que tengo que sacrificar tras la ducha es la crema corporal, y es que no me da tiempo a que se absorba bien y acabaría manchando la ropa.

Sin embargo, la piel seca me pide a gritos un extra de hidratación tras la ducha.

Parece ser que alguna directiva de Nivea ha sufrido  las mismas prisas mañaneras que yo y ha convencido al departamento de producción para que nos hicieran caso… y nos lo han debido de hacer.

Se trata de una crema hidratante que se aplica en la ducha, después del gel.

Crema hidratante en la ducha Nivea

Sé que os puede parecer raro pero si lo pensáis bien, llevamos toda la vida haciendo lo mismo con el champú, y el acondicionador o mascarilla. Lo aplicamos después del champú  ¿no?

Que contenga aceite de almendras y que exista una versión para piel muy seca, son solo detalles que aumentan mis ganas por probarlo.
¿Qué os parece?