La verdad es que me declaro una fan incondicional de la muñeca Barbie.
Sí, sí,… a mis treinta y siete años.

Y no me caracterizo precisamente por aferrarme a las costumbres o gustos de la infancia, pero Barbie es Barbie y en mi caso, significó toda una etapa de la vida.

Confieso que pedí una por mi último cumpleaños.
Una de la linea Basic, de las más contemporáneas y para mi, de las más bonitas.
Lástima que la pequeñina de la casa decidiera «que las mamás no tienen muñecas» y se la apropiara…

Sin embargo, Barbie ha sido objeto de muchas críticas en lo que a su simbología de «mujer ideal» se refiere.
Una cintura demasiado estrecha, unas piernas demasiado largas, un pecho demasiado exagerado y un cuello tan diminuto que en la vida real sería incapaz de sujetar la cabeza…

Todas ellas son ciertas y también, por qué no decirlo, algo exageradas.
Supongo que casi ninguna muñeca representa, ni lo pretende, a la mujer real.

También hay que reconocer que cada vez se pone más de moda fabricar Barbies que homenajean y copian el look de iconos de belleza reales, como es el caso del último lanzamiento de Mattel para coleccionistas: Barbie Grace Kelly.

Imagino que coincidir con la boda real en Mónaco, fue el último empujón que la marca necesitaba para asegurarse un éxito en difusión y venta de la muñeca.

Tengo que reconocer, que me encanta Barbie, me encanta Grace Kelly y me encanta la película de Atrapa a un ladrón, cuyo personaje emula esta muñeca casi a la perfección.

Pero además, hay otras mujeres guapas y maravillosas que han sido representadas por a famosa Barbie.

Permitidme que os enseñe las dos últimas en enamorarme: Farrah Fawcett y Penélope Cruz.

La primera, Farrah Fawcett, que tuvo la mala suerte de fallecer el mismo día de Michael Jackson, hay que reconocer que está igualita:

Penélope Cruz, que no es santo de mi devoción en absoluto, pero que también está bastante pareceida, ¿no creéis?

Así que seguiré soñando con que me regalen Barbies cada cumpleaños y si no, se las regalaré a mi pequeñina de tres años, para jugar con ella.

Y a vosotras ¿os gusta Barbie?