Mi tesoro veraniego

Creo que ya os lo he contado.
Es llegar el calor y pensar en el Agua Termal de Avène.

Desde que un gran amigo me regaló un botecito, no hay verano que no la lleve en el bolso.
Después con los niños fue un imprescindible aún mayor, porque les refrescas con el vaporizador y además de evitar dermatitis y otros daños provocados por el calor, se divierten y distraen mientras hidratan la piel.

Si no queréis el formato grande (yo prefiero en grande aunque cualquier día acabe con luxación de hombro provocada por el peso de mi bolso…), hay formatos mini que no ocupan nada.

Vale para refrescar, hidratar, …pero ojo, también vale para fijar el maquillaje pulverizando a cierta distancia.

Así que, como parece que (por fín!!!) el verano ha llegado, mañana me voy corriendo a por mi botecito de agua termal de Avène…

Decidme ¿la conocéis? ¿la uitlizáis?